jueves, 16 de enero de 2014

Reflexión sobre los comentarios y polémicas de los pronósticos

Asistimos a los diferentes pronósticos de tiempo. Vemos las diferentes fuentes y modelos de predicción. Llevamos 5 años viendo estas diferencias con nuestros pronósticos hechos a largo
 plazo. Todos hemos visto el éxito de nuestro método. También hemos visto la gran diferencia con otros pronósticos cuando hemos sido llamados a la radio y televisión.

Se nos hace muy difícil decir algo más. Nos vais a permitir decir lo siguiente: nuestra manera de predecir es la mejor. 

Todos los ejemplos los podemos encontrar en cada acontecimiento y fecha. Muy lejos de otros pronósticos que han sido incapaces de señalar nada: viento, precipitación y temperatura.

Recordemos por ejemplo los momentos fríos más importantes de cada invierno o lo que ocurrió cuando se contrastó nuestro pronóstico en la radio y televisión. Todos los años pasa lo mismo y llevamos así desde hace 30 años.

Alegría y tristeza

Hemos sido  los descubridores de la mejor manera de predecir el tiempo. Nos alegra muchísimo haber encontrado a personas que van comentando las predicciones en el blog. Destacamos todos los seguidores que con su nombre comentan y aclaran lo que está escrito. Nos acordamos de todos los nombres y sobre todo del apoyo de nuestro amigo bilbotarra. Y de todas las polémicas que ha habido en el  blog, nunca admitiremos ningún insulto, aquí hablamos sobre la diferencia de los pronósticos.

Tenemos la alegría y la tristeza de ser los dueños de este modelo de predicción. Desconocido. Y sino tiene otro remedio pasará a la historia como otro método misterioso de predicción.
Existe un verso hecho por Txirrita a la nevada de los 40 días en la Península del año 1888. Aquí  también se mezcla la alegría y la tristeza que reina en el País Vasco.

Milla zortzirehunean
Izan zan kortea
hemen gertatu zana
negu bat, fuertea;

horma beltzak egiñaz
luzaro nortea
berrogei egunean

gero elurtea:
ijitoak amona
jandako urteae